¿Qué es y para qué sirve la Ley de Propiedad Horizontal?

comunidad de vecinos

El concepto de propiedad horizontal en el momento de referirse a una comunidad de vecinos es uno de los que más dudas suscita. Sin embargo, y pese a su desconfianza inicial, la realidad es que definirlo es mucho más sencillo de lo que parece. 

En la mayoría de los casos, cuando queremos saber exactamente a qué se refiere esta ley, lo más habitual es que sea como consecuencia de algún tipo de problema o desencuentro que existe en nuestra comunidad de vecinos. Sin embargo, la realidad es que su alcance va mucho más allá de los problemas cotidianos a los que nos vamos a tener que enfrentar en nuestro día a día. A continuación, vamos a explicar algunas de las claves.

 

Ley de propiedad horizontal, su definición

Lo primero que conviene definir es a qué hacemos referencia cuando hablamos de propiedad horizontal. Una propiedad horizontal hace referencia a la forma de una propiedad que está compartida entre diferentes propietarios de un inmueble. Y que, a su vez, se divide en diferentes pisos. Este régimen está definido dentro del artículo 396 del Código Civil y, a su vez, se divide en dos nuevas vertientes:

  • Por un lado, define el derecho a la propiedad singular y exclusivo de una serie de elementos propios, como pueden ser las plazas de parking o un piso o local.
  • Por otro lado, hace referencia a un derecho de propiedad conjunto sobre diferentes elementos comunes de un inmueble, como pueden ser los jardines, las escaleras o los buzones.

Esta ley únicamente hace referencia a lo acontecido en el segundo de los casos. Es decir, el contenido de la Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal.

 

¿Cuáles son los elementos comunes en una propiedad horizontal?

Uno de los puntos más controvertidos, y desconocidos, de esta ley son los elementos comunes que se incluyen en una propiedad horizontal. Sin embargo, es muy sencillo de explicar. Se entienden por elementos comunes todos aquellos elementos necesarios para el adecuado uso y disfrute de un edificio. Aunque éstos tengan que ser compartidos, como puede ser el patio en común de una vivienda. 

Es importante destacar que estos elementos no tienen por qué hacer referencia en exclusiva a los componentes del inmueble como tal, como puede ser una viga o cualquier otro elemento estructural, sino que también es importante tener en cuenta que pueden ser elementos como un sofá que se encuentre situado en el patio en común.

 

Ley de Propiedad Horizontal, sus usos

Por tanto, y una vez hemos realizado una breve aproximación a la definición de la Ley de Propiedad Horizontal, así como a sus aspectos básicos, es importante conocer para qué sirve esta ley.

De facto, la Ley de Propiedad Horizontal no deja de ser una especie de copropiedad entre todos los vecinos cuya legislación sirve para ayudar a la correcta convivencia, así como de sustento legal para todo tipo de decisiones, de carácter más o menos controvertido, que haya que llevar a cabo. No obstante, y debido a la gran cantidad de elementos que pueden interferir en su día a día, la Ley de Propiedad Horizontal actúa como un acuerdo regulador que permite a todas las partes que conviven en una misma propiedad obtener las mejores fórmulas para convivir. 

Como hemos podido comprobar, esta ley es básica para el correcto ejercicio de la convivencia en un mismo edificio. Sin embargo, y debido a la problemática que puede surgir como consecuencia del día a día, es importante que en el momento de tomar decisiones acerca de su correcta implantación, se cuente con la presencia de un profesional del sector, como un gestor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *