¡Las facturas domésticas de mi vivienda son muy altas!

cocina casa

La lista de responsabilidades que se derivan de vivir en una vivienda son múltiples. Sin embargo, en las facturas encontramos uno de los grandes desafíos a los que todos tenemos que enfrentarnos en algún momento de nuestras vidas. Y, conforme pasa el tiempo, todavía más. Las subidas de impuestos, la zona en la que vivimos o las características de la vivienda que habitamos son solamente algunos de los factores que condicionan el importe total de las facturas a las que tenemos que hacer frente.

Sin embargo, la realidad es que existen diversas fórmulas que pueden ayudarnos a reducir unos cuantos euros nuestra factura mensual. Una cantidad que al año puede convertirse en una suma más que importante.

 

Compara las compañías

Dependiendo de la zona en la que vivas, seguro que puedes escoger entre dos o más compañías que presten los servicios más comunes, como internet, el agua o la televisión. Gracias a las facilidades que tenemos actualmente para cambiarnos de compañía en nuestra empresa proveedora de servicios, seguro que encontramos una tarifa en la que poder ahorrar unos cuantos euros.

Antes de nada, es importante tener bien claro cuáles son nuestras necesidades, puesto que dependiendo de ellas, podremos optar por un tipo de servicio u otro. Este es el primer paso que debemos recorrer con el objetivo de poder conseguir la mejor tarifa para nuestro gasto.

 

Cuida del servicio que haces de tus suministros

Aspectos tan cotidianos como dejar correr el agua de la ducha o el agua del grifo mientras nos lavamos los dientes pueden suponer un importante gasto a final de año. Y más aún cuando somos varios las personas que vivimos en una misma casa.

En este sentido, es muy importante que tengamos en cuenta que debemos cuidar el uso que hacemos de nuestros servicios más comunes. Con la luz ocurre algo similar, es importante que tengamos en cuenta que si nos fijamos en que únicamente estén las luces encendidas en el momento en el que vayamos a utilizarlas, podremos ahorrar una buena cantidad de dinero.

Convierte tu casa en un hogar mucho más eficiente

Especialmente cuando nos referimos a la electricidad de nuestra vivienda, es importante que tengamos en cuenta que existen fórmulas que pueden hacer de nuestro hogar un espacio mucho más eficiente en términos energéticos. En este sentido, es conveniente que sepas que existen bombillas de bajo consumo o, incluso, aquellas en las que se puede regular la intensidad de la luz de acuerdo al momento en el que nos encontramos (para más información, echa un vistazo a este a nuestro artículo sobre las facturas de la luz).

Si conseguimos invertir en que nuestro hogar sea mucho más eficiente en términos energéticos, seguro que logramos tener un control absoluto sobre el gasto que realizamos en nuestra vida diaria. 

 

Únicamente cuando sea necesario

Los electrodomésticos de gran tamaño, como puede ser el lavavajillas o la lavadora, consumen una gran cantidad de agua y de electricidad. Por ello, es importante concienciarse de que únicamente hay que hacer uso de ellos en los momentos en los que, efectivamente, nos vemos en la obligación de utilizarlos.

Encender una lavadora para una sola prenda no es eficiente en términos energéticos y nos provocará un importante gasto que podríamos haber ahorrado con un poco de previsión. Lo mismo ocurre en los casos en los que nos vemos en la obligación de hacer un ciclo con el lavavajillas. Es importante que este tipo de electrodomésticos los utilicemos en el momento en el que realmente nos haga falta.

Ahorrar en las facturas de nuestro hogar puede resultarnos difícil. Sin embargo, con un poco de atención seguro que logramos un importante ahorro anual que poder destinar a otras cosas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *