Alfombras: encuentra el estilo perfecto para tu casa

alfombras en cuartos

Escoger la alfombra perfecta para nuestra hogar no es una tarea sencilla. Especialmente cuando no estamos muy familiarizados en lo relacionado con el ámbito de la decoración. No obstante, es importante entender que este tipo de elementos cobran una especial relevancia cuando se trata de proporcionar una nueva imagen a nuestra vivienda.

Aspectos tales como el espacio disponible, el material (tanto de la alfombra como de los materiales de construcción de nuestra vivienda), así como el tamaño de la alfombra son determinantes a la hora de escoger la mejor alfombra para nuestro día a día.

En estas circunstancias, hemos seleccionado una serie de aspectos que te ayudarán a encontrar la alfombra que tanto necesitas.

 

¿Has pensado en el material de la alfombra?

Como en cualquier otra prenda, las alfombras pueden fabricarse con una interminable lista de materiales. Dependiendo de tus gustos, y del ambiente que deseas que respire tu hogar, podrás decantarte por uno o por otro. En este sentido, es muy importante conocer a la perfección todas las opciones que existen en el mercado. De lo contrario, puede que nos decantemos por una opción que no tiene por qué ser la mejor para nosotros.

Las alfombras de lana son una de las opciones por las que tiende a decantarse más gente. Entre sus ventajas se encuentran el ambiente que proporcionan, de aspecto muy suave y con una sensación muy cálida. Además, por su naturaleza, son muy sencillas de limpiar y están especialmente recomendadas para zonas en las que suelan recibir mucho tráfico, como el salón o los pasillos.

Por otro lado, las alfombras de fibras naturales proporcionan una gran durabilidad a sus usuarios. Además, son más económicas que las anteriores, por lo que puede ser una opción a tener en cuenta si el factor precio puede suponer un problema. Es recomendable su uso especialmente en hogares de aspecto rústico, por el resultado que desprenden. 

Por último, el tercer tipo de alfombras más popular son las alfombras de trapillo. Están fabricadas de un material mucho más rígido que las anteriores, por lo que son muy sencillas de limpiar. Este tipo materiales ayudan a mantener el hogar en la mejor de las condiciones sin que ello suponga un esfuerzo para las personas que se encargan de su correcto mantenimiento. 

 

Las texturas, la clave

Del mismo modo que los materiales son importantes, las texturas no lo son menos. Ya que dependiendo de las mismas es posible que no terminen de encajar con el resto del ambiente del espacio en cuestión. 

Una de las opciones más populares son las alfombras lisas de colores claros u oscuros. De este modo, escoger la opción que mejor encaje con el resto de las paredes y el mobiliario de nuestro hogar puede no resultar demasiado sencillo. Si optas por proporcionar un poco más de luz al inmueble, opta por las de colores claros, aunque es importante tener en cuenta en este sentido el cuidado que hay que realizar en materia de limpieza.

Por otro lado, las alfombras de color oscuro te ayudarán a mantener la higiene de tu hogar, aunque restará algo de luz al espacio en cuestión. En viviendas que reciban luz natural, esto puede no suponer un problema. Pero cuando la vivienda no es muy luminosa, conviene analizar el impacto de la elección. 

 

El tamaño, el tercer factor a considerar

El tamaño es uno de los factores más importantes. Especialmente cuando se trata de escoger una alfombra que no suponga un impedimento en el momento de abrir y cerrar las puertas, por ejemplo.

Un buen recurso para saber cuáles son las medidas que pueden encajar bien en el espacio que estás considerando es utilizar cinta de pintor para poder simular el tamaño de las mismas. De esta manera, será mucho más sencillo que te hagas una idea sobre el tamaño de la alfombra que vas a comprar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *