Si quieres crear un espacio de trabajo en casa, te contamos cómo hacerlo

espacio de trabajo en el salon

El teletrabajo se ha convertido en unos pocos años en una fórmula que utilizan cada vez más empresas. Tanto si este es tu caso, o eres autónomo y estás empezando con tu empresa en casa como si tienes trabajo que llevarte, coincidirás con nosotros en que es vital tener un espacio de trabajo en casa.

Y es que, si trabajas desde casa, no lo puedes hacer en cualquier sitio o cambiando de  lugar cada día. La clave del éxito, trabajes donde trabajes, es hacerlo en un lugar inspirador.

Lo ideal sería disponer de una habitación propia en la que instalar tu oficina particular y en la que puedas guardar todo el mobiliario y todos los documentos que te hagan falta. Pero no es un requisito indispensable, pues podemos hacer de cualquier rincón el lugar ideal.

Podemos  crear un espacio de trabajo en el hueco de un balcón en desuso, si lo cerramos y lo acondicionamos, o hacer una oficina polivalente con cuatro estanterías y un escritorio en un rincón del salón.

 

¿Qué necesitaremos para convertir cualquier sitio en nuestra oficina de éxitos?

Lo primero que tendremos que hacer es buscar una ubicación inspiradora: habrá que escoger un punto de nuestra vivienda en la que tengas abundante luz natural y, si podemos, que tenga buenas vistas para cuando queramos descansar (echa un vistazo a este artículo para más información).

Además de buscar un espacio que se adapte a tus necesidades, tendremos que alejarnos de sitios con ruido, zona de paso si vives con más gente, lejos de televisores…

¿Y el mobiliario? Opta mejor por un escritorio o una mesa en forma de “L” ya que podrás aprovechar esquinas, tendrás más lugar para dejar el ordenador y todo lo que te haga falta, documentos, impresoras o cualquier otro elemento.

 

La importancia de los colores

¿Cual es tu trabajo? ¿Se trata de un trabajo mecánico o es muy creativo? ¿Estresante o tienes tiempo? Valora todas estas condiciones para elegir colores más neutros o más llamativos.

Si necesitas activar tu cerebro y estimularlo, elige colores como el amarillo o el naranja, mientras que si necesitas relajarte elige los tonos nude. Pero siempre elige algún tono verde para complementar ya que es un color que nos da buenas vibraciones.

Para ganar sitio en el escritorio deja las lámparas para otros ambientes y apuesta por los halógenos o las lámparas colgantes. Intenta  que si tu rincón de trabajo está solo en una zona de la casa estas lámparas sean del mismo estilo que el resto de la habitación.

Lo mismo pasa con el resto de muebles: tu lugar de trabajo tiene que ir acorde con el  resto del mobiliario ya que cuando dejes de trabajar se tiene que cohesionar con la casa y a cada momento tu trabajo.

 

Cosas importantes que no debes olvidar

  1. Frente a todo piensa que vas a pasar muchas horas ahí trabajando: por muy bonito que sea un mueble tiene que ser cómodo. Una silla o una mesa muy baja  que te haga tener una mala postura mientras trabajas repercutirá en tu salud y en tu bienestar y de la misma forma en tu trabajo.
  2. Si vives con más personas procura que el sitio elegido no estorbe a la otra persona ni a ti en la vida en común. No podemos montar nuestro espacio de trabajo en el salón, si sabemos que todas las tardes está ocupado.
  3. Haz del espacio de trabajo algo tuyo y no un rincón frío de castigo. Que tengas que trabajar allí ocho horas no significa que no puedas disfrutar del espacio, pon frases que te motiven, flores que te gusten, incienso…
  4. La decoración dependerá enteramente de tus gustos personales y de cómo te sientas más cómodo trabajando, si en silencio o escuchando una música que te motive.

Una vez listo ya solamente te quedará ponerte manos a la obra y triunfar. ¡A por ello!

*Te dejamos un artículo que podrá ayudarte a crear el espacio de trabajo ideal: Las ventajas de los muebles multiusos 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *