¿Qué es el índice de esfuerzo inmobiliario?

noticias sector inmobiliario

Entre las muchas preguntas que tendrás  que  resolver  si te planteas adquirir una vivienda estará la del índice de esfuerzo inmobiliario, porque si te  encuentras frente al ordenador, con miles de pestañas abiertas en portales inmobiliarios, seguramente te encuentres muy perdido.

Empezaremos por lo más básico de todo: decirte que tiene que ver con “cosas de ladrillos” y que probablemente sea uno de los índices que más te interese conocer a la hora de comprar tu futura vivienda.

Según la propia ST este índice y, en palabras que todo el mundo pueda entender, identifica los años de sueldo íntegro de una persona o familia que tendrán que ser invertidos para pagar una vivienda.

 

¿Para qué sirve y cómo se calcula el índice?

Para calcularlo, se toma el valor del mercado de la vivienda de cada comunidad autónoma y ,el valor que da, se divide entre el ingreso medio bruto anual que se obtiene con la encuesta del INE de cada año.

Este indicador sirve para apreciar hasta qué punto se reduce o aumenta la relación entre salarios brutos y el precio de la vivienda. Esto nos servirá para poder predecir si se acerca una futura burbuja inmobiliaria. Cuanto más alto esté el índice, mayor probabilidad de que se esté gestando una burbuja inmobiliaria.

En resumen este índice se basa en una realidad utópica en la que el futuro dueño destinaría su sueldo solo al pago de la vivienda. Suponiendo así que no se gastaría ni un euro en un café por la mañana, en comida, en transporte, en ropa…

 

¿Cuales son los índices más interesantes?

Aunque suene a utopía y el índice como tal no se pueda cumplir, las cifras obtenidas cada año nos pueden dar algunas pistas. 

Según algunos informes obtenidos, la media anual en las viviendas de España oscilaría entre los 7 y 8 ocho años de sueldo íntegro destinado a su compra. Pero esta cifra varía bastante en función de las localidades, las cuales se mueven a un ritmo totalmente diferente.

En este post vamos a ser bastante lógicos para contarte cuales son las localidades con la tasa de índice más elevada y cuales cuentan con la más baja.

Hay lugares que, solamente con una mirada, sabremos que baratos no son. Nos referimos a las localidades turísticas y aquellas que cuentan con urbanizaciones de lujo. Como ejemplos más claros, se encuentran la ciudad de Ibiza o la ciudad de Marbella. En estas dos ciudades el índice llega a superar los 40 años y si lo comparamos con la media de 7 tendremos una clara referencia.

Pero no todo está perdido. En el otro lado de la balanza encontraremos las ciudades con el índice más bajo. Entre ellos se encuentra Chiclana de la Frontera, con una tasa de esfuerzo menor a dos años, seguida de las ciudades de Valladolid y Ciudad Real.

Esperamos que después de este post, además de haberte quedado claro el concepto, también sepas valorar el esfuerzo económico al  que tendrás que hacer frente si te decides por una vivienda o por otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *