¿Cómo ha cambiado el mercado inmobiliario en los últimos años?

Obras pisos Rivas

Año 2007, plena burbuja del sector inmobiliario, se vendieron alrededor de 775.300 viviendas.

Esta cifra fue bajando a pasos agigantados, hasta llegar al mínimo histórico en 2013, con una cifra de transacciones de 312.593 viviendas.

La actividad de muchas de las empresas de construcción había caído en picado hasta casi su total paro.

mercado inmobiliario

Desde hace 5 años la venta de viviendas ha ido incrementándose, no tan rápido como su bajada, pero este 2017 se cerró con la compraventa de 464.400 viviendas.

Sin duda el 2017 ha sido el mejor año desde que estalló la crisis, y se prevé que el 2018 sea el mejor año inmobiliario de la última década.

El PIB se situará en 2,5%, seguirá mejorando el empleo y la tasa de paro bajará, por primera vez en muchos años, del umbral del 15% a finales de 2018, lo que sin duda impulsará la demanda de casas.

De hecho, el 2018 será también el último año antes de que los costes de financiación empiecen a subir.

Esto es debido a que, lento pero sin pausa, la economía española va recuperándose y las ofertas de viviendas son más llamativas.

Además, los contratos de trabajo van creciendo y con ello sus condiciones, por lo que los bancos conceden más hipotecas.

La vivienda nueva cobrará mayor protagonismo en el 2018. Ya este año se ha marcado un hito importante: “Las compraventas suben por primera vez desde 2006; entre enero y septiembre se vendieron 31.920 viviendas nuevas, un 10,4% más que las 28.903 unidades de 2016”

La creciente demanda de viviendas ha cerrado el 2017 con unas 85.000 casas de nueva construcción, y el 2018 alcanzará la cifra de 120.000 unidades, por lo que el mercado inmobiliario será un sector a la alza.

Por fortuna, hipotecarse parece que seguirá siendo barato. “El coste de las hipotecas no variará sensiblemente, puesto que se espera la misma política monetaria en la zona Euro hasta, al menos, finales de 2018”

En definitiva, desde el 2017, hemos notado un cambio bastante más pronunciado respecto a la situación de las viviendas.

La economía española está evolucionando, y por lo tanto respondiendo bien; sus bancos están sanos, existe un marco legal favorable para los inversores y la propiedad sigue siendo barata en comparación con otras ciudades europeas.

Pero la cifra más importante que debemos tener en cuenta es la del desempleo, este se encuentra en mínimos desde hace nueve años.

Esto, sumado a la ambición del gobierno español por alcanzar 20 millones de españoles trabajando de aquí al 2020, está dando bastante confianza para el consumidor a la hora de decidirse por solicitar una hipoteca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *