¿Cómo serán las viviendas del futuro?

viviendas

Siempre hemos jugado a adivinar cómo sería el futuro y cómo serían las casas en las que viviríamos dentro de unos cuantos años. Nadie tiene una bola mágica para verlo pero, viendo el panorama actual, podemos vaticinar cómo será una evolución progresiva si nada cambia.

Podemos prever que la tecnología y la sostenibilidad serán las ganadoras en el futuro. En las casas del futuro, como ya empezamos a ver, se generarán espacios sustentables para aprovechar al máximo los recursos disponibles.

No solamente notaremos el cambio en las tecnologías, el avance se notará en los nuevos materiales. Y es que ya existen fachadas ventiladas, ladrillos que recogen la contaminación y ventanas con rotura del puente térmico. Hay viviendas que están empezando a incorporar estos materiales consiguiendo un mayor aislamiento térmico, un menor uso de recursos que conlleva un ahorro mayor y un mayor respeto por el medio ambiente (echa un vistazo al artículo “La importancia del consumo responsable en el hogar”).

En cuanto al diseño, a no ser que vaya a tratarse de viviendas unifamiliares, no habrá gran cambio en estructuras. Las grandes ciudades se están quedando sin espacio urbanizable por lo cual no pueden dejar atrás los grandes edificios de viviendas. Las casas de una sola familia son prácticamente inviables en grandes sociedades, más bien tenderían a crecer en altura. Los grandes rascacielos dominarán las ciudades y, dentro de ellos, habrá pequeñas ciudades con gimnasios, piscinas o huertos.

Hablemos ahora del interior de las viviendas: no podremos adivinar cuáles serán las tendencias en decoración dentro de unas décadas pero sí cómo funcionarán estas de forma generalizada. Vamos a verlo:

 

Domótica, una parte más de la familia

¿Qué se conoce como domótica? Con el término domótica nos referimos a todas las innovaciones informáticas que se pueden aplicar al hogar. Es algo que ya tenemos (como los robots de cocina) pero que en un futuro se generalizará.

Persianas automáticas, luces que se regulan, calefacción informatizada, todas estas cosas podremos incluso manejarlas con un mando y a kilómetros de distancia. ¿Cómo será posible?

Todos los electrodomésticos y los objetos del hogar tendrán su propia conexión a internet. Gracias a internet, nuestro frigorífico será el encargado de pedir la comida que nos falte o la lavadora de elegir ella misma el programa de lavado.

Estas innovaciones ya las tenemos en nuestras viviendas: desde programar la comida con un robot de cocina a encender el aspirador desde el móvil.

Quizá el gran paso tendrá que ver con la Inteligencia Artificial o el Big Data. Aunque suene a Matrix, no será raro ver ordenadores que saluden a sus dueños al llegar a casa o les preparen el desayuno antes de que se levanten. Un ordenador central, con los datos recogidos día a día, será capaz de controlar toda la domótica y adecuarla a los gustos de quien viva allí (la intensidad de la luz, temperatura, música de fondo…).

Ya no hablamos de configurar nosotros el mismo programa sino de que la propia vivienda será inteligente y podrá gestionarse a sí misma, autolimpiarse, subir la temperatura si hace frío, etc.

 

La otra parte de la tecnología: la creación de viviendas mucho más ecológicas y sostenibles

Los materiales que se usen en la construcción de las viviendas serán no contaminantes, ofrecerán mejor eficiencia energética y un mayor aislamiento térmico y acústico. La intención de los diseñadores será crear viviendas con el mayor bienestar y el menor consumo.

Con la unión de la Inteligencia Artificial, la transformación de las viviendas será total: placas solares que ahorran electricidad, materiales que retengan el calor o expulsen este en verano, cristales autorregulables, etc.

Jardines ecológicos en las azoteas, piscinas que disponen de reguladores de temperatura informatizados, todo ello fabricado con materiales reciclados o ecológicos.

Este tipo de casas ya existen, la diferencia estará en que los costes para fabricarlas serán mucho menores y las innovaciones podrán extenderse a todo tipo de viviendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *