Cómo mantener el calor de tu casa en invierno

calor casa

El invierno es una de las grandes preocupaciones para los hogares de todo el mundo. Es, sin duda, uno de los momentos en los que todas las familias deben de enfrentarse a los consumos de electricidad que tienden a dispararse por encima de lo que lo hacen en cualquier otro momento del año.

Y eso, en según qué situaciones, puede convertirse en un verdadero problema. Especialmente en las viviendas grandes, conseguir la temperatura perfecta puedes ser realmente complicado. ¿Quieres saber cómo puedes alcanzarla? Te dejamos los mejores trucos para hacer de tu vivienda un lugar agradable durante los meses más fríos del año.

 

Consejos para mantener el calor de tu casa en invierno

 

Busca las cortinas más gruesas

Como ya sabemos, las ventanas son una de las principales vías de escape del calor. Si conseguimos equipar todas las ventanas de nuestro hogar con cortinas gruesas, estaremos consiguiendo maximizar las oportunidades de nuestro hogar para mantener el calor en los meses más fríos del año.

Pese a que este tipo de cortinas no suelen gustar debido a la estética que desprenden, es importante saber que actualmente podemos encontrar cortinas más gruesas sin tener que renunciar a la estética.

 

Haz uso de alfombras

Las alfombras son uno de los remedios más eficaces para dar una sensación térmica mucho más agradable en los meses de invierno. Tanto si somos de caminar descalzos como si no, gracias a ella podremos hacer de nuestro hogar un lugar más cálido.

Además, si las ubicamos cerca de puertas, podremos conseguir taponar todas las corrientes de aire que se suelen escapar por la parte inferior de las puertas, siendo esta la causante del frío de nuestro hogar.

 

Aprovecha los recursos naturales

Según la orientación de nuestro hogar, nuestra vivienda recibirá en uno u otro momento del día la incidencia de los rayos solares en ella.

Es importante que tengamos identificadas las horas en las que podemos conseguir aumentar la temperatura de nuestro hogar gracias a la radiación del sol.

Abre las persianas y las cortinas y deja que el calor inunde el interior del hogar: enseguida notarás los efectos del sol en su interior.

 

¿Has probado con los aislantes térmicos?

Especialmente en los pisos antiguos, las fugas de temperatura son una de las consecuencias principales de tener marcos de madera en la ventana.

Para ello, basta con acercarnos a una ferretería a comprar el aislante térmico, necesario para evitar que el aire se nos cuele en todas las habitaciones. Su funcionamiento es muy sencillo: bastará con conseguir taponar todos los marcos de las puertas y de las ventanas donde tengamos controladas las fugas de aire para maximizar su función. De esta manera, conseguiremos mantener por más tiempo la temperatura en el interior de nuestro hogar.

 

Mantén los radiadores sin nada que los cubra

Es importante que, si utilizamos radiadores, estos se encuentren en ubicaciones en las que estén lo más alejados posibles de cualquier otro mueble o elemento que pueda interferir en su uso.

Colocarlos debajo de los muebles es una de las maneras más efectivas de impedir el correcto funcionamiento de estos.

 

Mantener la temperatura de nuestro hogar en los meses más fríos del año debe de convertirse en uno de los principales objetivos para este año. Siguiendo estos sencillos consejos no solamente conseguiremos mejorar la sensación térmica de nuestro hogar, propiciando que todas las personas que habitamos en ella nos sintamos más agusto en ella, sino que también ahorraremos una buena cantidad de dinero en nuestra factura de la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *