Cómo cuidar la piscina en verano adecuadamente

cuidar la piscina

No hay nada peor que salir a tu jardín para darte un baño en la piscina de tu chalet y encontrarla sucia, por eso en este artículos te indicaremos como aprender a cuidar tu piscina adecuadamente, puesto que es muy importante para tu higiene, salud y bienestar.

El calor del verano hace que el agua de la piscina se caliente rápidamente y quizás no sepas que esto provoca un mayor crecimiento de bacterias y musgo. Si no se hace nada para prevenir la creación de estas bacterias, es muy posible que un día, al mirar el agua de la piscina, te des cuenta de que está verde. Aun así, no tienes nada de qué preocuparte, ya que existen soluciones fáciles para evitar que tu piscina se ensucie tan rápidamente. Hay muchas soluciones para que tu piscina esté siempre bien cuidada y puedas disfrutarla sin preocupaciones y cuando te apetezca.

Para empezar, lo más importante es verter en tu piscina la cantidad correcta de cloro, esto ayudará a eliminar las bacterias, además el cloro sirve para regular la cantidad de PH en el agua y te protegerá de los hongos. Es importante comprobar el PH con frecuencia, varias veces al día para evitar sorpresas, ya que debes tener en cuenta que en verano, el cloro se evapora mucho más rápido por el calor.

Si lo de verter líquidos en la piscina de tu chalet constantemente no te convence o te supone demasiado trabajo, puedes optar por las pastillas de cloro, que se van disolviendo solas en el agua. Sin embargo, para obtener un mejor resultado, puedes mezclar cloro líquido y pastillas.

Hay otra opción que puede resultar más adecuada según las necesidades que tengas, optar por una piscina de agua salada. Sabemos que la sal funciona como un desinfectante natural, por lo que es infalible contra las bacterias.

Para finalizar recuerda limpiar con frecuencia la superficie de la piscina, ya que lo más normal es que se llene de hojas y residuos. Si las hojas empiezan a deteriorarse, lo más probable es que atraigan insectos y no es agradable. Una red de rastrillo es, sin duda, la solución más cómoda para evitar que esto pase.

Cuidar de tu piscina no es difícil y vale la pena para poder disfrutarla al máximo, ya sea en verano o invierno.

Si quieres conocer las ventajas de un chalet con piscina, haz clic en el enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *