Aumento de los costes de construcción de las viviendas

empresas de construccion

En los últimos meses se ha producido un aumento considerable en la construcción de las viviendas. Este encarecimiento es debido a la falta de mano de obra, aunque hayan subido también los precios de materiales.

Este encarecimiento, de hasta casi el 35% en los costes de construcción, no se ha generalizado en toda España por ahora. Podremos sentirlo con mayor intensidad en ciudades como Málaga, Barcelona o Madrid. Se da sobre todo en estas ciudades porque es dónde más ha renacido la actividad inmobiliaria. Ha crecido el mercado pero faltan trabajadores.

Esto ha producido que, según estudios, los costes de construcción de viviendas residenciales se hayan incrementado hasta un 17% en los últimos dos años. Y un total de un doce por ciento en los últimos doce meses.

Estos costes habían llegado a reducirse un 20% en 2007 con la crisis general que hubo, y permanecieron así casi cinco años. Pero hace un par de años volvieron a subir.

¿En qué influye este aumento de costes? Directamente en los precios de las viviendas. Tanto es así que el aumento de los costes de construcción de un 40% se traduce en un 20% de subida del precio de las vivienda.

El coste total de la obra es un 50% los costes de construcción y el 35% el precio del suelo del coste total. Con esta simple regla vemos cual relacionados están los precios.

 

¿Por qué han subido tanto los precios en algunas ciudades?

Ahora las viviendas no sólo suben porque haya mucha demanda y muy poca oferta, sino que si los constructores no venden a esos precios, las viviendas no salen rentables.

La construcción de las casas sigue dependiendo mucho de lo artesanal, aunque sin duda hemos avanzado mucho en Investigación y Desarrollo (I+D). Es decir, esta construcción no está mecanizada cómo es el caso de otros sectores como el de la automoción.

Por lo tanto, el más mínimo fallo en las previsiones o en los plazos de ejecución, puede retrasar o paralizar una obra. Los expertos vaticinan que no habrá cambios hasta que seamos capaces de industrializar más el sector para poder reducir plazos y abaratar costes.

Las promotoras y las constructoras salen perjudicada por la situación actual. La falta de mano de obra, los aumentos de los costes de construcción y la falta de financiación hace temblar al sector inmobiliario ya que pone en peligro las estimaciones de construcción necesarias para tener un mercado inmobiliario sano.

Este incremento de precios directamente influye sobre el comprador final, viendo casas de la misma promoción aumentar su precio de los 400.000 a los 500.000 en un solo año. Situación que según mucho expertos no parece tener un final cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *