¡Aprende a reciclar como es debido!

reciclaje en casa

Si te has preguntado alguna vez si merece la pena reciclar te diremos que sí. Cuesta menos que fabricar un producto nuevo: reciclando ahorraremos agua, energía y materia prima además de reducir la contaminación cuando fabricamos materia prima.

Gracias a un pequeño gesto como meter en contenedores diferentes plásticos, envases, vidrio y materia orgánica conseguimos ahorrar mucho.

El primer paso para reciclar consistirá en decidir dónde colocar los cubos de la basura. Estos los podremos poner en la cocina, en la terraza, en el garaje o en el sótano; en un sitio dónde no tenemos que andar mucho y nos resulte práctico y rápido reciclar.

En cuanto a los cubos podremos encontrarlos en las tiendas de diferentes colores para que, a la hora de depositar los residuos en su interior, no nos confundamos. Con tres cubos será suficiente, al igual que si tenemos uno grande compartimentado.

 

¿Qué es lo que podemos reciclar?

 

1- Contenedor amarillo

El plástico tarda unos setecientos años en degradarse por lo cual su reducción, reutilización y reciclaje se ha convertido en una de las prioridades de los gobiernos.

 

Los bricks de leche o de zumo también se pueden reciclar, junto con los de plástico, en el contenedor amarillo, al igual que van en este las latas, un producto que se ha convertido en un asiduo en nuestras vidas y que además se pueden reciclar ilimitadas veces.

2- Contenedor azul

En este contenedor irán las revistas, los periódicos viejos, las cajas de zapatos, las cajas de cereales y cualquier cosa que sea cartón o papel. Es imprescindible el reciclaje del papel para evitar la sobreexplotación de los recursos naturales de los que disponemos.

 

3- Contenedor verde

En este contenedor irán todos los vidrios. Estos, a través de un proceso de limpieza de desechos o a través de su fundición, se podrán reciclar y reutilizar las veces que queramos.

 

4- Pilas o baterías

Estas, por sus componentes altamente contaminantes, nunca las podremos poner con el resto de residuos. De hecho tienen un contenedor especial, sino siempre podremos depositarlas en el punto limpio.

 

5- Punto limpio

Es el sitio donde depositamos el resto de residuos, tales como electrodomésticos, aceite usado, bombillas y resto de cosas que no podamos meter en el resto de contenedores.

 

Entre las preguntas más comunes que podremos hacernos están las de que si el reciclaje tiene alguna repercusión económica directa. En España genera más de 42.000 puestos de trabajo. Los camiones de basura, aunque recojan varios residuos a la vez, están compartimentados interiormente para evitar que se mezclen entre ellos.

 

¿Qué es lo que no va en cada contenedor?

Aunque el contenedor amarillo sea de plásticos, solo deberemos depositar en él plástico, latas o briks. Es común pensar que si un producto está compuesto de plástico irá en este contenedor pero no es así.

En el contenedor amarillo no irán los juguetes de plásticos (una  buena opción puede ser donarlos a una ONG), los biberones y los chupetes, los utensilios de cocina (espátula o escurridor) o los cubos de plástico como los de la playa.

En cuanto al contenedor azul en él depositamos solo papel y cartón pero no briks. Es uno de los errores más comunes al pensar que están hechos de cartón y que por lo tanto van al contenedor azul. Los briks, al estar compuestos de cartón, plástico y aluminio van al contenedor amarillo.

Las servilletas o papeles sucios deben ir en el de residuos orgánicos al igual que los pañales.

Finalmente, en el contenedor verde tendremos que diferenciar entre vidrio y cristal ya que el verde solo es para vidrio. Es común encontrar en este bombillas, espejos, ceniceros o vasos. Esos objetos irán todos al punto limpio más cercano a nuestra vivienda.

 

*Te dejamos el enlace a otro artículo que podría interesarte: La importancia del consumo responsable en el hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *