Aprende a ahorrar agua en casa

como ahorrar agua en casa

El agua es uno de los bienes de los que disfrutamos en nuestros hogares, pero en muchos países es un bien escaso. Tienen que andar kilómetros para conseguir agua y ni hablar de abrir el grifo de la ducha y ducharse.

Sin embargo, es un bien que tendemos a despilfarrar y que en muchos casos aumenta la factura de nuestras casas a final de mes. En este post te vamos a enumerar unos cuantos tips que podrás usar en tu hogar para ahorrar agua.

 

1- Cierra el grifo. Es el más conocido por campañas de televisión o de publicidad: cuando abrimos el grifo para lavarnos la cara o los dientes, solemos dejar el agua correr más de lo necesario. Estamos desperdiciando litros de agua. En vez de ello, cada vez que te vayas a lavar los dientes, cuando mojas el cepillo cierra el grifo mientras te los cepillas. Al igual que pasa cuando fregamos platos: mientras pasamos el estropajo o estamos secando o colocando platos, podemos cerrar el grifo y ahorrar más. Incluso si podemos enjabonar todos los platos y cubiertos que tenemos a la vez y enjuagarlos de una, conseguiremos mucho más ahorro que si vamos uno por uno.

2- No te bañes, dúchate. Para llenar una bañera se necesita mucha más agua que la que gastaríamos dándonos una ducha. Si quieres ahorrar agua (además de tiempo) opta por las duchas y deja los baños para ocasiones especiales.

3- Llena el agua caliente en la cocina. Si sueles limpiar el suelo de la casa con agua caliente o necesitas esta para lavar algo a mano, llena el recipiente que vayas a usar en el grifo de la cocina. ¿Te preguntarás por qué? Los grifos del baño están más alejados de la caldera, por lo tanto tendrá que salir más agua hasta que empiece a salir agua caliente. En cambio, el grifo de la cocina suele ser el más cercano.

4- Recicla agua. Si tienes plantas y necesitas regarlas, un truco muy útil es recoger el agua de la lluvia en recipientes y después embotellarla. Las plantas no necesitan agua potable para crecer y tu ahorrarás en la factura. Además aprovecha para regarlas por la mañana o al atardecer, con el sol el agua se evapora más rápido y llega menos a las plantas.

5- No vacíes la piscina. Si tienes una piscina, cada vez que la vacías o la llenas, estás desperdiciando agua. Las piscinas no necesitan renovar el agua de estación en estación ya que disponen de sistemas de cal y de control de calidad que aprovechan el agua del año anterior. Si tienes una piscina, lo mejor será taparla en invierno para evitar que le caiga suciedad y en verano, en un par de días, estará lista para el uso y disfrute (y tu factura intacta).

6- Vigila las fugas de agua. Mira bien si tienes fugas de agua en el inodoro o en la piscina: estas fugas, aunque imperceptibles al ojo, dejan escapar muchos litros de agua al día.

7- Utiliza programas economizadores de agua. Si tienes lavavajillas, utiliza este programa para lavar los platos. Recuerda, además, de no usar el lavavajillas o la lavadora con solo media carga: es mejor esperar que se llenen del todo.

8- Agua fría. En verano y días calurosos mete una jarra de agua en la nevera, así tendrás agua fría al instante en vez de abrir el grifo y esperar que todo el agua que haya quedado en las tuberías salga y se renueve por una más fresquita.

 

*Te dejamos el enlace a otro artículo que podría interesarte: ¿Cómo reducir la factura de la luz?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *